Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El silencio también comunica

Existe una frase popular que reza “El que calla otorga”, y ciertamente las personas cuando callan dicen muchas cosas, a veces hasta gritan. Es importante recalcar que todo comunica. Si bien es cierto que para que haya comunicación debe haber una respuesta de parte del receptor, su silencio puede decir muchas cosas.

Recientemente, mi equipo y yo estábamos haciendo un trabajo para un cliente y decidimos lanzar una encuesta en el e-mailing mensual para saber la opinión de cierto equipo de trabajo del cliente respecto a un tema de actualidad.

Después de hacer todo el trabajo, esperamos pacientemente un par de días para ver los resultados. Nuestra sorpresa fue grande al ver que no habían resultados. Nadie, absolutamente nadie había respondido. 

No solo nos impacta el que no haya habido respuestas, sino que ese silencio gritaba a todo pulmón varias cosas. 

Ese fue nuestro caso en particular, pero de manera general, el silencio también habla. Mencionemos algunas cosas que el silencio dice:

  1. Desinterés. Cuando las personas no están interesadas en una conversación, exposición, tema, libro… simplemente no dan respuesta. Puede que hayas entrado a un webinar con mucha emoción, pero si te das cuenta que el tema no tiene mucha relevancia para ti o para lo que haces, automáticamente comienzas a pensar en otras cosas, pierdes el interés y ya ni escuchas, ni respondes.
  2. Estrategia equivocada. Es posible que no haya respuesta en algunos casos porque la estrategia que aplicas para comunicar no es la adecuada. Muchas veces no recibimos una respuesta simplemente porque el mensaje no llegó a su receptor. Esto puede suceder porque no dijiste lo apropiado, o en un tono específico para esa audiencia o porque el canal que usaste no era el más idóneo.
  3. Temor. He escuchado que el temor paraliza y lo he visto suceder. A veces las personas temen que lo que digan no es lo correcto y por eso prefieren no hablar. 
  4. Pena o vergüenza. Si les da temor equivocarse cuando hablan, también sienten vergüenza por un posible error o por desconocimiento del tema. Mejor callar y no sentirse humillados por no tener dominio del tema.
  5. Ayuda. Aunque esto parezca fuera de contexto, muchas veces el silencio es un grito de ayuda. Hay personas que están atrapadas en sus propias situaciones y lo callan para no ser víctimas de señalamientos  y hasta despidos.

Como líderes debemos estar atentos a los silencios que puedan haber en nuestro equipo de trabajo. Si hay alguien en tu grupo que es muy callado, tomemos un tiempo para hablarle y ver a qué se debe su silencio, no vaya a ser que esté desinteresado y por eso el mensaje no esté llegando como debe ser.