Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Categorías
Comunicaciones

¿Conoces la Comunicación No Violenta?

Cuando escuché el término Comunicación No Violenta (CNV) por primera vez -hace ya algunos años-, no pude evitar ver en mi mente personas hablando pausadamente, casi como hablando el idioma cetáceo que decía Dory en “Buscando a Nemo”. Reconozco que es algo tonto, pero no sabía a que se refería.

Me puse a investigar y encontré que la Comunicación No Violenta (CNV) es un enfoque desarrollado por el psicólogo Marshall Rosenberg en la década de 1960 que busca promover la empatía, la comprensión y la resolución constructiva de conflictos a través de la comunicación.

La CNV se basa en que la forma en que nos comunicamos puede influir en cómo se desarrollan los conflictos y en cómo las personas se relacionan entre sí. ¿Qué piensas de esto? Te amplío para que crees tu propia opinión.

La CNV se centra en cuatro componentes principales:

  • Observación: Describe de manera objetiva y concreta lo que estamos observando, evitando juicios, interpretaciones o evaluaciones. Esta etapa ayuda a establecer una base sólida y común de lo que está ocurriendo.
  • Sentimientos: Expresar los sentimientos que surgen en relación con la observación. Es importante diferenciar entre expresar sentimientos y realizar juicios o críticas. Reconocer y verbalizar emociones ayuda a crear empatía y comprensión mutua.
  • Necesidades: Identificar las necesidades subyacentes que están influyendo en los sentimientos y en la situación en general. Las necesidades son universales y pueden incluir aspectos como seguridad, respeto, pertenencia, autonomía, entre otros.
  • Petición: Hacer peticiones claras y concretas que estén alineadas con las necesidades y que busquen soluciones mutuamente satisfactorias. Las peticiones deben ser específicas y realizables para facilitar la colaboración en la resolución del conflicto.

La realidad es que la Comunicación No Violenta solo busca crear un ambiente de respeto mutuo, empatía y escucha activa. Si nos entendemos mejor, entonces colaboraremos en buscar soluciones que satisfagan las necesidades de todos.

También, si reconoces tus emociones y las de los demás, tu comunicación puede ser mas efectiva y también a resolver problemas constructivamente.

¿Piensas que este enfoque de la comunicación se practica hoy en día? ¿Lo haces tú con tus colaboradores, en tu empresa?

Si necesitas ayuda con tu comunicación o la de tu empresa, escríbenos y agendemos una cita.