Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Categorías
Comunicaciones

Gánate el oído de todos

Sé que este puede ser un tema del que no siempre hablo en este espacio, pero nada más adecuado para finalizar el año que hacer una reflexión más personal. Pero no te preocupes, seguimos hablando de comunicación… pero, ¿qué hay de la comunicación en nuestras propias casas, con nuestra propia familia?

Es allí donde más practicamos para mejorar nuestras comunicaciones profesionalmente, en casa siempre estamos buscando la mejor forma de decir las cosas, de usar un tono adecuado y de hacerlo oportunamente.

Para ti que tienes familia con hijos, y para los que no también, quiero decirte que como padres, creemos que nuestros hijos tienen que escucharnos solo porque somos sus padres, pero tan pronto entran en la pre-adolescencia eso deja de ser verdad.

¿Por qué?

  • El principal error en la comunicación que cometemos los padres es que les hablamos como a hijos y no como a adultos que razonan y tienen opiniones.
  • El segundo error más común es creer que nosotros somos la voz más relevante en sus vidas. Sus amigos son la voz más relevante.

Te comparto tres consejos para ganarse el oído de los hijos:

  • Háblales desde la empatía. Tú también fuiste adolescente y recuerdas cómo se sentía ser sermoneado por tus padres.
  • Mientras más puntual y conciso seas, más oportunidades tendrás de que te escuchen hasta el final.
  • Siempre reafírmales tu amor y sobre todo tu respeto. Ya no son niños.

Estoy seguro de que aplicando esto podrás lograr una comunicación efectiva con ellos y como líder de tu familia, los ayudarás a expresarse con más facilidad, sin importar en qué etapa de sus vidas estén.

Pero, volviendo a nuestro enfoque habitual… si quieres ayuda en tus comunicaciones o las de tu empresa, escríbenos y te responderemos cuanto antes.

Categorías
Comunicaciones

Hábitos de un verdadero comunicador

Todas las personas tienen hábitos que van formando en sus vidas y muchas veces, esos hábitos los caracterizan y hasta ayudan a ser las personas que quieren llegar a ser.

Hablando de comunicadores, muchas personas me preguntan qué hábitos he adoptado para ejercer mi rol como comunicador, y aunque estoy muy abierto a compartirlo, debo aclarar que puede ser un tanto diferente para cada quien, pero posiblemente hayan algunas cosas que puedan coincidir.

Aquí te cuento:

  1. Leer. Todo comunicador debe crear el hábito de la lectura. La lectura nos ayuda a ejercitar la creatividad, nos llena de vocabulario, nos permite aprender cosas nuevas y hasta identificar algún estilo de preferencia.
  2. Escribir. No podemos dejar de escribir y algunos -como yo- lo hacemos a mano. No estoy en contra de la tecnología ni de escribir libremente en una computadora; pero escribir a mano me permite fluir y a su vez sentir lo que hago.
  3. Tomar apuntes. A donde quiera que vayamos, estamos tomando apuntes de lo que vemos, de algún texto o frase que alguien haya dicho, de ideas que se nos ocurren.
  4. Se prepara. No nos basta con haber estudiado en la universidad, seguimos estudiando y preparándonos en áreas que puedan complementar nuestra profesión u ocupación. De hecho, nos gusta continuar aprendiendo y preparándonos para poder comunicar mejor.
  5. Caminar con los cambios. Si bien es cierto que nuestra preparación inicial nos dio algunas bases, hoy en día la comunicación ha cambiado, evolucionado y expandido a lugares que antes no existían. Como comunicadores debemos asumirlo y aprender lo nuevo que se presente en el camino.
  6. Llevar una agenda. Esto nos permite tener orden y cubrir todas las responsabilidades que asumamos. Generalmente, hay cosas que debemos tener en cuenta o a la mano y esas siempre están escritas en un post-it y puestos en algún lugar visible para mí: el monitor de mi computadora, la portada de mi agenda, una esquina especial en mi pizarrón de ideas.
  7. Hablar. Un comunicador habla todo el tiempo, pero no lo hace por agobiar a los demás, es simplemente una necesidad que tenemos de comunicar. Algo que aprovecho de hacer cuando hablo es procurar edificar a las demás personas, no hablar por decir cualquier cosa, sino que lo que diga deje una huella, cambie la vida de alguien y agregue valor a sus vidas.

¿Cuáles de estos hábitos ya practicas y qué otros tienes en tu rutina? Te leo.

Categorías
Comunicaciones

¿Qué tipo de comunicador eres tú?

Conocer el tipo de comunicador que eres, e inclusive identificarlo en otros te ayudará a la hora de trabajar con tu equipo equipo; primero, porque sabrás qué esperar de esa persona y, seguro, porque podrás ayudarle, en beneficio de todos.

Te presento esta lista y te animo a que identifiques qué tipo de comunicador eres:

  1. Pasivo. El comunicador pasivo lucha para expresar sus necesidades y siempre están dudando de sus creencias y de decir lo que piensan. No les gusta crear conflictos, se pueden ver como tímidos delante de los demás. Siempre están en silencio y cambian de parecer constantemente.  ¿Cómo ayudarle? Habla a solas con la persona, demuéstrale que tiene tu atención y tu apoyo sin importar lo que diga y si es posible, ofrécele diferentes medios para comunicarse.
  2. Agresivo. Este comunicador dice las cosas directamente, sin anestesia. Les es fácil hablar en público y son los primeros y los que más participan. No les cuesta trabajo expresar su opinión. Son persistentes y dominantes en su conversación, se extienden al hablar, no toman en cuenta los sentimientos de los demás, y siempre cuestionan a los demás sin contemplaciones. ¿Cómo ayudarle? Plantea límites de tiempo, el momento para participar de la reunión y en ocasiones, hasta decirle lo que está bien decir y lo que no. También puedes ayudarles a liberar su frustración o enojo de una manera segura.
  3. Pasivo-agresivo. No son directos, sino que buscan maneras indirectas de decir lo que les molesta. Son agradables con algunos y desagradables con otros. Pueden hablar con desagrado aunque sus palabras parecen amables. Su comportamiento, lenguaje corporal y tono de voz difieren de lo que expresa. ¿Cómo ayudarle? Mantente en calma, ellos tratarán de que tú expreses el enojo que ellos no pueden y sienten. Si tienen un problema con alguien, llévalo y ayúdalo a resolver el conflicto con esa persona.
  4. Asertivo. Este comunicador es claro y directo, le gusta resolver conflictos y pide ayuda cuando la necesita. Se expresa con respeto, pone sus límites y no cruza los de los demás. Sabe escuchar, reconoce el valor que tienen los otros y sus aportes al equipo, aportan su perspectiva también y sabe manejar sus emociones. Este tipo de comunicación es la ideal dentro de un equipo de trabajo.

Después de haber leído los 4 tipos de comunicadores, ¿ya te identificaste?

Categorías
Comunicaciones

5 Características de un buen comunicador

La comunicación está en todo. Todos hablan y todos comunican algo, pero dependiendo del objetivo o la intención, causan impacto. También influyen algunas características que te ayudarán a comunicarte mejor.

No solo basta con que hayan dos personas para que sea comunicación, es importante saber comunicar lo que queremos decir. Cuando hablas debes hacerlo de forma tal que la otra persona pueda entenderte y reciba tu mensaje. 

Lo que digas o dejes de decir, causará un impacto en la vida de la persona. Entonces, ¿cómo debes hacerlo? ¿Qué te hace un buen comunicador? Sigue leyendo…

Si quieres ser un buen comunicador debes:

  • Saber escuchar. Escuchar a los demás te puede ayudar a establecer relaciones y asegurar la comprensión. Además, demuestras respeto y aprendes de la persona que habla.
buen comunicador
  • Sentirte seguro de ti mismo. Tener confianza en ti mismo te hace estar más seguro de tu comunicación, lo que aumentará tu credibilidad como profesional. Puedes ganar confianza cuando tienes conocimiento en variedad de palabras, ampliar tu vocabulario y a la vez, hacer pausas antes de hablar para poner tus ideas en orden.
  • Ser inquisitivo. Hacer las preguntas adecuadas tiene su importancia en la comunicación, ademas de que estas pueden generar respuestas rápidas y concisas. Las preguntas pueden ayudar a comprender mejor las expectativas, intenciones y sentimientos de los demás. Las preguntas ayudan a aprender y a disipar las dudas.
  • Ser confiable. Necesitas que las personas crean en ti y en lo que les dices. Es como quien no tiene palabra, nadie cree en él, pero la confianza que generes ayudará a que las personas te presten atención y te tomen en serio.
  • Ser reflexivo. La autorreflexión es importante en la comunicación. Te permite pensar antes de hablar. Reflexionar también te permite considerar cómo haces sentir a las personas con tus palabras y lenguaje corporal.

Con estas características podrás entregar tu mensaje de mejor manera y además te sentirás cómodo cuando lo hagas.